“Amar a Dios es fácil; ¡no hay que convivir con Él!”

Krishnamurti

Esta afirmación resume lo difícil que resulta llevar a buen término la relación de pareja. En la convivencia además del amor aparecen las diferencias personales propias, educativas, de género, y las que cargamos aprendidas de la familia (que no siempre favorecen nuestro desarrollo como individuos).

El proceso saludable es confrontar las diferencias y encontrar un modo de expresarlas de forma armónica para ambos, para lo cual se hacen imprescindibles el amor inicial, la confianza, y sobre todo una buena comunicación; así, las diferencias nos unen y nos enriquecen.

 

“Donde reina el amor no existe voluntad de poder, y donde el poder tiene la primacía ahí falta el amor. Uno es la sombra del otro”

Carl Gustav Jung

En cambio, si no somos capaces de conseguirlo, obtenemos desunión y dolor, pudiendo llegar a establecer una relación patológica de dominio/venganza en un bucle sin fin.  Si os encontráis en alguna de estas situaciones, no dudéis en acudir a cualquiera de nosotros.

El objetivo de la Terapia de pareja es profundizar y potenciar el vínculo de la pareja y a la vez, fomentar el desarrollo individual de cada persona. Se trabaja sobre objetivos comunes, aprendiendo a dar y recibir y a elegir y a ceder cuando corresponda, mejorando la comunicación, la confianza y la vida sexual.

Si nos quieres enviar un correo: